No sólo de Tecnología vive el hombre

Como he sido bueno, Sus Majestades los Reyes me han traído amigos nuevos. Algunos de ellos son ilustrados y, tras leer algunas de las reflexiones que se nos proponen, me detengo en la contemplación de sus láminas. La que aquí te traigo es la siguiente: "En efecto, para la belleza se requieren tres dotes. En primer lugar la integridad o perfección; porque las cosas incompletas, precisamente en cuanto a tales, son deformes. Por tanto [se requiere] proporción adecuada o armonía [entre las partes]. Finalmente, claridad o esplendor: de hecho consideramos bellas las cosas de colores nítidos o resplandecientes".
Este texto es un fragmento de la Summa Teológica de Santo Tomás de Aquino y en la página derecha de mi libro en el libro se proponía como ejemplo el siguiente cuadro


Si quieres conocer el título, el autor, las dimensiones, la técnica empleada, el lugar dónde se encuentra conservado, la iconografía, etc., de este cuadro, te recomiendo que sigas este enlace.
Y es que no sólo de Tecnología vive el hombre, también necesitamos emoción, sensibilidad y belleza.