La televisión

Acabó el curso, pero yo voy con retraso publicando los trabajos de los alumnos de 4º C. Con retraso, sí, la responsabilidad del trabajo que os presento sigue correspondiendo a Julen Gracia que va a escribirnos sobre la tele. Pero la tele no se lee, ¿no? ¿O es que va a hablarnos de las películas con subtítulos? En fin, os dejo con su trabajo.
Como introducción algo de historia
La idea de “televisión”(visión a distancia) podríamos rastrearla hasta Galileo Galilei y su telescopio, pero la televisión tal y como la conocemos hoy en día tienes sus orígenes en el iconoscopio de Vladímir Zvorykin y Philo Taylor Farnsworth.
Los primeros en crear un canal de televisión fueron los americanos y los ingleses, pero no tenían un horario fijo ni una programación estable. Más tarde en Berlín en 1930 se creó la primera emisora con un horario fijo y se invento el tubo de rayos catódicos (sistema con el que funcionan la mayoría de televisiones antiguas que más tarde se explica con mayor detalle) que tiene éxito por primera vez a finales de 1933. Más tarde el resto de países utilizarían este sistema y aumentaría considerablemente el número de espectadores, aun contando que los televisores eran pequeños y caros.
En 1953, se unieron las televisiones europeas creando Eurovisión y más tarde en 1960 Mundovisión.
Gracias a los avances tecnológicos de la segunda mitad del siglo XX la televisión gano mucha calidad, ya que podían grabar programas y emitirlos más tarde, podían mandar corresponsales lejos del estudio o incluso añadir un teletexto.
Los primeros  experimentos que se realizaron para conseguir una imagen en color comenzaron en México en 1929, pero no tuvieron éxito hasta años mas tarde en Estados Unidos que siguieron mejorando su sistema (NTSC, que se utiliza actualmente en América del Norte) hasta los años 50. En Europa, no tuvimos nada parecido hasta la creación en Alemania del PAL, el sistema que utilizamos actualmente.

Antes de entrar en faena te incluyo una infografía elaborada por Eroski sobre el funcionamiento de la TDT.

¿Cómo funciona una tele?
Básicamente lo que hace una televisión es proyectar pequeños puntos de luz (pixeles) en una pantalla, estos se iluminan según el patrón  de la señal de video que el televisor está recibiendo, ya sea analógica (televisiones de tubo) o digital (LCD, plasma, LED). Cuando miramos esa pantalla, ese conjunto de puntos de luz se convierte en una imagen completa que nuestro cerebro reconoce.
Las televisiones antiguas funcionan con lo que se llama un tubo catódico, que ya he mencionado antes, consiste en un tubo con un lado más estrecho que el otro, en el extremo más estrecho hay un emisor de electrones, que guiados por electroimanes chocan contra la parte ancha del tubo, que es la pantalla que los espectadores están observando. El interior de esta pantalla está cubierto por sustancias fosforescentes que brillan en contacto con el bombardeo de electrones. Ademas de las sustancias fosforencentes en el interior de la pantalla también encontramos plomo, que evita que los rayos X que este proceso provoca no lleguen la los espectadores.
Según el tipo de sustancia contra la que choque los electrones se generará un color u otro, en los televisores a color solo existen tres colores: el rojo, el azul y el verde; el resto se consiguen con la mezcla de estos.
Los inconvenientes de este sistema es que es muy pesado y y aparatoso, ya que los tubos están fabricados básicamente con cristal, por eso han sido sustituidas por otro tipo de sistemas como son el plasma o las pantalla LCD.
A diferencia de los tubos, las pantalla de plasma están formadas por pequeñas celdas llenas de gas neón y xenón conectadas a un electrodo que al activarse excita el gas que produce partículas cargadas que chocarán contra las sustancias fosforescentes que hay en una de las caras de cristal de la celda, esta se iluminara y formara un punto de luz en la pantalla. La calidad de este tipo de pantallas depende del número de celdas que tiene, cuantas más celdas, la imagen proporcionada por la pantalla será más clara y brillante.
Las pantallas de plasma consiguen un contraste muy grande gracias a que producen uno negros muy profundos. Además pueden producir un número muy elevado de imágenes por minuto, con lo cual las escenas con mucho movimiento no parecerán desenfocadas. Pero no todo son ventajas, ya que pueden producir el efecto de pantalla quemada si emite durante mucho tiempo una imagen estática, además son mas gruesos y pesados que los televisores con pantalla LCD y consumen más electricidad, sobre todo cuando se quiere conseguir un brillo muy alto.
Las pantallas LCD también están formadas por pequeñas celdas, pero estas no están llenas de ningún gas, tienen unos filtros con los colores azul, verde y rojo y están recubiertas por cristal liquido y colocadas entre dos piezas de vidrio. Existen varios tipos de televisores LCD, en los primeros, llamados simplemente LCD, las celdas están conectadas a un electrodo encargado de la excitación de la célula. Las segundas son la TFT, las celdas están conectadas a un transmisor de película fina, que mejora la calidad de la imagen respecto a las LCD convencionales.
Las pantallas LCD requieren iluminación para poder apreciar los colores, esta función es normalmente ejercida por una lampara fluorescente.
Las pantallas LCD son muy ligeras y finas, pero no tienen un gran angulo de visionado y la escenas con mucho movimiento se pueden ver borrosas o desenfocadas.
La tecnología más moderna para este tipo de pantallas es la utilización de LEDs como fuente de iluminación, lo que hace el consumo mucho menor y al televisor mucho más eficiente.

Bibliografía: