Distribución energía eléctrica

Por distribución eléctrica entendemos el proceso que va desde su generación en las centrales de corriente alterna a su consumo en la industria y domicilios. En el proceso podemos diferenciar una serie de fases o etapas que, esquemáticamente, son las siguientes:
  1. Generación: La energía eléctrica se genera en las Centrales Eléctricas. Una central eléctrica es una instalación que utiliza una fuente de energía primaria (el Sol, el viento, un salto de agua, carbón, petróleo, etc. ) para hacer girar una turbina que, a su vez, hace girar un alternador, generando así electricidad. Como la electricidad no puede ser almacenada en cantidades importantes (sí en pilas y baterías pero no a nivel de consumo industrial), debe consumirse en el momento en que se produce, lo que obliga a disponer de capacidades de producción con potencias elevadas para hacer frente a las puntas de consumo y además a disponer de medios que permitan flexibilizar la producción para adaptarse a la demanda.
  2. Subestaciones: Las instalaciones llamadas subestaciones son plantas transformadoras que se encuentran junto a las centrales generadoras y en la periferia de las diversas zonas de consumo, enlazadas entre ellas por la Red de Transporte. En las primeras, las cercanas a los centros de producciónm, la tensión se eleva (en líneas de alta tensión de categoría especial podemos hablar de tensiones superiores a los 220 kV) para abatar el transporte eléctrico minimizando las pérdidas de energía, en las segundas, en las situadas cerca de los puntos de consumo, el voltaje se reduce para acercarlo a sus niveles de utilización.
  3. Transporte: La red de transporte es la encargada de enlazar las centrales con los puntos de consumo de energía eléctrica. Para un uso racional de la electricidad es necesario que las líneas de transporte estén interconectadas entre sí con estructura de forma mallada (como una red), de manera que puedan transportar electricidad entre puntos muy alejados, en cualquier sentido, con interconexiones y con las menores pérdidas posibles.
  4. Distribución: Desde las subestaciones ubicadas cerca de las áreas de consumo, el servicio eléctrico es responsabilidad de la compañía suministradora (distribuidora) que ha de construir y mantener las líneas necesarias para llegar a los clientes. Estas líneas, realizadas a distintas tensiones, y las instalaciones en que se reduce la tensión hasta valores de media tensión, más cercanos a los de consumo, constituyen la red de distribución que pueden ser aérea o subterránea.
  5. Centros de Transformación: Los Centros de Transformación, dotados de transformadores o autotransformadores alimentados por las líneas de distribución en Media Tensión (entre 1 kV y 36 kV), son los encargados de realizar la última transformación, efectuando el paso de las tensiones de distribución a la tensión de utilización.
  6. Instalación de Enlace: El punto que une las redes de distribución con las instalaciones interiores de los clientes se denomina instalación de enlace y está compuesta por: Acometida, Caja general de protección, Líneas repartidoras y Derivaciones individuales.
Para comprender este proceso vamos a ayudarnos de una infografía de Red Eléctrica Española (REE), la empresa que transporta la energía y opera en el sistema eléctrico español. En el enlace a su página podrás encontrar información sobre la demanda en tiempo real de consumo (cuanta energía se está consumiendo en el momento de tu consulta), el consumo global del día anterior, el porcentaje de ese consumo producido mediante energías renovables, etc.


Deja un cometario si te ha agradado la entrada, si no ha sido así, también puedes hacerlo.