Varillas de zahorí

Cuestionarse el porqué de las cosas, el cómo funcionan, el por qué se mueven, no es exclusivamente una mirada tecnológica hacia el mundo que nos rodea. Preguntarnos si todo lo que se nos cuenta es verdad, tener una mirada crítica hacia los discursos, medios de comunicación, instituciones de enseñanza... hacia la vida en general, es parte intrínseca e indisoluble de nuestra condición humana.
Leemos en el DRAE que un escéptico aquél que desconfía o duda de la verdad o eficacia de algo.

Un zahorí es una persona que se atribuye a sí misma la capacidad de descubrir lo oculto, un tesoro, una veta mineral, objetos ocultos, personas y, especialmente, acuíferos. Para su ejercicio suelen ayudarse de unas varillas ahorquilladas que, con una vibración anormal, señalan el punto en el que se encuentra oculto lo deseado. La radiestesia o rabdomancia es una pseudociencia con sus feligreses y seguidores y hasta aquí todo parece correcto, lo que no lo parece tanto es que se vendan en un museo de la ciencia, concretamente en CosmoCaixa, objetos de dudosa eficacia científica.

Estar avisados, alerta, desconfiar de las verdades inamovibles vengan de donde vengan es uno de los propósito del llamado círculo escéptico encabezado por Luis Alfonso Gámez en su blog Magonia cuya visita te recomiendo (por supuesto, has de dudar de lo que allí se dice). Copio ahora una de sus últimas entradas.

Varillas de zahorí, en la tienda de CosmoCaixa Barcelona por Luis Alfonso Gámez

Si usted quiere comprarse unas varillas mágicas para detectar agua subterránea, puede hacerlo en la tienda de CosmoCaixa Barcelona, como ha descubierto el informático David Deza. “No he visto nada más en las actividades ni en el museo que tenga que ver con semejante barbaridad, pero que en una misma tienda vendan libros de Richard Dawkins y un kit para encontrar agua me ha hecho daño a la vista”, me explicaba hace unas horas. Las tiendas de los museos de ciencia suelen ser concesiones, pero eso no justifica el descontrol que demuestra que en la de ese centro de la Caixa se dé pábulo a una superchería como la rabdomancia. Aquí les dejo, como prueba del despropósito, la foto que ha hecho Deza de las varillas para buscar agua de Astro Magic. Se presentan como “un instrumento que ya empleaban desde tiempos remotos los zahorís para detectar corrientes de agua subterráneas. En radiestesia se emplean para detectar energías campos magnéticos y cargas iónicas”. Charlatanería pura y dura en un museo de la ciencia