Suelo radiante

Antonio Giménez, siguiendo con nuestras entradas de Tecnología y Sociedad elaboradas por el alumnado de 4º de la E.S.O., nos ha preparado un trabajo sobre uno de los sistemas de calefacción usado en nuestros hogares, el suelo radiante. Su trabajo está pautado en pasos muy concretos, muy esquemáticos, a ver qué os parece.

 ¿Qué es el suelo radiante?
Se denomina suelo radiante al sistema de calefacción mediante el cual se utiliza como fuente de emisión de calor en un local o vivienda.
Ventajas:
No hace falta tener ningún radiador en la vivienda.
Es más económico porque trabaja a una temperatura muy baja; de 35ºC a 50 ºC. Mientras que los radiadores normales trabajan a 70ºC.
A la larga se ahorra mucho más dinero.
Inconvenientes:
Es una calefacción para vivir, es decir, es para tenerla encendida toda la temporada  invernal. No vale para un apartamento de fin de semana.
La instalación de este sistema es más cara que la calefacción mediante radiadores.
Componentes del sistema:
Corcho blanco: aislante principalmente de polietileno expandido que se coloca fundamentalmente para tener una moldura donde asegurar la tubería y también hace de aislante para evitar la propagación del calor en direcciones erróneas.
Tubería: tubo principalmente de PVC que se encaja en el molde y contiene el fluido que emite el calor.
Pavimento: mortero con alicientes especiales que facilitan el paso del calor y una mejor fijación. El pavimento debe ser de baldosa de diferentes tipos, ya sea de la hidráulica, la cerámica o diversos tipos de piedra.
Colector: elemento que permite distribuir el fluido que circula por un conducto en diferentes conductos secundarios.
Caldera: fuente de alimentación que trabaja con el colector a una temperatura de 35-50 ºC
Termostato: utensilio utilizado para regular la temperatura del circuito.
Válvulas: elementos que permiten cerrar o abrir la trayectoria del fluido.
El fluido: agua a gran temperatura que circula por la tubería y emite calor.
Instalación:
Se coloca una cinta de corcho aislante al rededor de la pared. La cinta ha de ser de unos 20 cm.
Se cubre el suelo con un corcho blanco que posee unos salientes. Encima del corcho se coloca un tubo reticulado de PVC; dicho tubo se hace encajar en los salientes del corcho formando así un circuito.
Encima del corcho y de la tubería se coloca el mortero y después el pavimento. El mortero debe ser de una mezcla especial para suelo radiante.
El tubo ya debajo del pavimento se conecta a un colector y el colector a una caldera. El colector es alimentado por una caldera a 35-50º. El colector debe tener tantas válvulas como salas haya.
En cada sala se pone un termostato que trabaja sobre la válvula que va puesta en el colector. Permitiendo así la regulación de la temperatura.

Os dejamos por último con una infografía de Wikispaces sobre el suelo radiante: