La radio

Continuamos con la segunda vuelta de los trabajos de tecnología y sociedad y ya se aproxima el final de la liga. Dentro de nada sabremos quién es el campeón y quién o quiénes bajan a segunda división. El turno en esta ocasión es de Clara Tierraseca que ha elegido la radio como idea para su entrada.
La radio es un medio de comunicación que se basa en el envío de señales de audio a través de señales de radio. En sus inicios, con el telégrafo y el teléfono, el hombre ya podía comunicarse a grandes distancias, incluso a través de los mares gracias a los cables submarinos, pero solo entre los puntos en los que llegaban estos cables. Pero aún quedaban incomunicados los barcos, vehículos, zonas poco pobladas, etc. La superación de estas dificultades comenzó a ser posible con una serie redescubrimientos que son los hitos en la historia de la radio:
El francés Branly, en 1890, construyo su primitivo cohesor, que permitía comprobar la presencia de ondas radiadas, es decir de detectarlas, y que sería utilizado por todos los investigadores que entonces querían la comunicación sin hilos (sin cables).El cohesor de Branly permitía captar las ondas hertzianas, pero no podían obtenerse todavía aplicaciones prácticas
El ruso Popov (1859-1905) encontró el mejor sistema para radiar y captar las ondas: La antena, constituida por hilo metálico. Después de perfeccionar este aparato, Popov añadió al sistema receptor un hilo metálico extendido en sentido vertical, para que, al elevar en la atmósfera, pudiese captar mejor las oscilaciones eléctricas. Este hilo estaba unido por uno de sus extremos a uno de los polos del cohesor, mientras que el otro extremo comunicaba con tierra y así cualquier diferencia de potencial que lo estableciese entre dichos polos, provocada por el paso de una onda electromagnética procedente de las nubes tempestuosas, hacía sonar el timbre del aparato, cuyo repiqueteo más o menos frecuente daba idea de la marcha de la tempestad.
El 24 de marzo de 1896 se realizaba la primera comunicación de señales sin hilos que usaría como elementos un oscilador de Hertz, un detector de Branly y una antena de Popov. Sin embargo seguía siendo necesario constituir un conjunto que pudiese funcionar con seguridad para tener aplicaciones comerciales. Nadie había podido conseguirlo, hasta que en 1895 Marconi realizó experimentos definitivos que le proporcionaron el título de inventor de la radio comunicación. En 1896, en Bolonia y con sólo 20 años de edad consiguió los primeros resultados prácticos empleando un alambre vertical como "antena" y empleando un "detector" o aparato que permitía descubrir señales muy débiles; con estos rudimentarios medios logró establecer comunicación entre distancias de 2400 m. Paulatinamente fue aumentando el alcance de sus transmisiones, hasta que en 1896 solicitó y obtuvo la primera patente de un sistema de telegrafía inalámbrica. En 1897, el inglés O.J. Lodge inventó el sistema de sintonía, que permite utilizar el mismo receptor para recibir diferentes emisiones. 
En 1899 nuevamente el investigador e inventor Guillermo  Marconi logró enviar un mensaje por radio a través del Canal de la Mancha uniendo Dover con Wimereux (46 km.).
En 1901 J.A. Fleming aportó a la radio el primer tipo de válvula de vacío, el diodo, que aparte de otras aplicaciones permitía sustituir con ventaja al detector de galena. Con el invento en 1905 de la lámpara triodo (llamada también "audion") por el americano -Lee De Forest-, ya se podían amplificar las señales eléctricas utilizadas en radio y generar ondas que no fueran chispas como hasta entonces. Con tensiones de sólo unas centenas de voltios era posible obtener una señal de transmisión continua o sostenida, lo que anuló rápidamente los transmisores de chispas. Pero es más, la señal continua fue fácilmente modulada por micrófonos de carbón, del tipo que aún se utiliza comúnmente en los teléfonos hoy día, y permitió la transmisión de voz. Fue este mismo Dr. Lee De Forest que dio inicio a las primeras emisiones de radio de música y voz, usando el bulbo de su invención para generar ondas electromagnéticas, en lugar de las chispas.
En esta infografía aportada por El mundo, se explica el funcionamiento de la radio digital:


En otro orden de cosas, la radio se sirve de una situación comunicativa, en la que emisor y receptor se ven sin ser vistos, en la que se perciben espacios sin ser percibidos, en la que, sobre la nada, se dibujan mares, ríos, montañas, animales, rostros, sonrisas, tristezas,...  todo ello, constituyen la particularidad del mensaje radiofónico. La radio, como muchas veces se ha dicho, es un medio ciego, pero también es, al mismo tiempo, un mundo a todo color. La radio es todo eso porque, en aquel que la escucha, genera constantemente imágenes mentales que, a diferencia de esas otras imágenes que ofrecen el cine, la televisión, la prensa, la fotografía o los videojuegos, no están limitadas por espacios, ni por pantallas, ni por colores, ni por sonidos. Y tampoco están limitadas, ni mucho menos, por el lenguaje radiofónico