Novedades bibliotecarias

Aprovecho esta entrada para anunciarte unas compras que hemos hecho para la Biblioteca del IES. Relacionadas con las estructuras hemos comprado estas tres:

Atlas ilustrado de los puentes del mundo
Rascacielos. Los 101 edificios más altos del mundo
Atlas ilustrado de arquitectura


 
También hemos comprado un par de libros sobre el genio de Florencia, Leonardo da Vinci. Leonardo diseñó el cochecito de la figura hacia 1495 (los españoles acabábamos de llegar a América) y los bocetos aparecen en alguno de sus códices aunque él no llegó a construirlo nunca. Puedes consultar los planos de ésta y otras máquinas ideadas por el florentino en los libros que el departamento pone a tu disposición en la biblioteca del centro. Concretamente las referencias sobre Leonardo son estas:  
  • Atlas de máquinas de Leonardo da Vinci
  • Atlas de robots de Leonardo da Vinci
Sigo con el coche: El vehículo está formado por un carro de madera con varios muelles ballesta para regular el movimiento, al tiempo que la propulsión proviene de dos muelles de espiral colocados en la parte baja del prototipo y que le permiten recorrer varios metros de forma autónoma.
Te dejo también un vídeo que muestra una recreación del automóvil ideado por Leonardo. Sáltate la publicidad, vete al baño o a la cocina, habla con tu hermana o estudia Tecnología, en fin, la publicidad no es cosa mía. 



Aunque hubo varios intentos para construir el coche en el siglo 20, todos fallaron debido a las instrucciones poco claras en los bocetos de Da Vinci. Los expertos
pensaban que dos resortes muy usados en automóviles de suspensión, de alguna manera hacían funcionar el coche. Una inspección más cuidadosa reveló que la potencia venía de unos resortes internos localizados en unas cajas cilíndricas.
Galluzzi y un equipo de ingenieros estuvieron cuatro meses diseñando un modelo digital para asegurarse de que se podía hacer funcionar este vehículo. El diseño de Leonardo tenía unos 1,68 metros de largo y 1,50 de ancho según sus instrucciones, y así es como se construyó. Sin embargo, los diseñadores en Florencia estaban preocupados porque la máquina fuera demasiado peligrosa, por lo que crearon un tercer modelo a escala para hacer pruebas y verificaciones.
La máquina funciona como un robot o como un coche de juguete, simplemente rotando las ruedas en la dirección opuesta de la dirección en la que quiere ir, las cuales mueven los resortes internos proporcionado la potencia. El interior es muy parecido al mecanismo de un reloj, con mecanismos y engranajes, y hechos de varios tipos de madera. Curiosamente y según los diseños de Leonardo, el coche solo podía girar a la derecha.
Aunque el coche se diseño en los tiempos de Leonardo para entretenimiento de, el modelo de Galluzzi no solo probó que el coche realmente funcionaba, sino que el hombre del renacimiento estaba cientos de años por delante de su era con respecto a las tecnologías que tanto nos influenciarían hoy en día.