Aerogeneradores. Constitución y paradas.


Un aerogenerador es un generador eléctrico movido por una turbina accionada por el viento (turbina eólica). La energía cinética del aire en movimiento se convierte en energía mecánica en el eje de la hélice y a través de un sistema de transmisión mecánico hace girar el rotor de un generador, normalmente un alternador trifásico, que convierte la energía mecánica asociada al giro de la hélice en energía eléctrica. 
Los aerogeneradores pueden trabajar de manera aislada o agrupados en parques eólicos o plantas de generación eólica, distanciados unos de otros, en función del impacto ambiental y de las turbulencias generadas por el movimiento de las palas.
Para aportar energía a la red eléctrica, los aerogeneradores deben estar dotados de un sistema de sincronización para que la frecuencia de la corriente generada se mantenga perfectamente sincronizada con la frecuencia de la red.
Para conocer mejor las partes que componen los aerogeneradores podemos hacer uso de la siguiente infografía elaborada por Gamesa:


Si necesitas alguna animación más sobre el tema, te dejo otras tres:
  1. Aerogeneradores (Twenergy)
  2. Aerogeneradores (El País)
  3. Aerogeneradores (Endesaeduca)
La energía eólica es un recurso abundante, renovable, limpio y ayuda a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero al reemplazar termoeléctricas a base de combustibles fósiles, lo que la convierte en un tipo de energía verde cuyo principal inconveniente es la intermitencia del viento. Siendo así, ¿a qué se debe que muchas ocasiones nos encontremos los molinos parados? Bueno, te dejo una lista de motivos:

  1. Mantenimiento. Cada cierto tiempo, se paran los aerogeneradores para echarles un vistazo, comprobar las conexiones eléctricas, la ausencia de fallas, engrasarlos, etc. Se trata de paradas programadas de uno o varios generadores que, obviamente, se suelen parar cuando se prevé que haya menos viento para perder menos energía y dinero.
  2. Avería. Las averías llegan sin avisar, pero son muy poco frecuentes.
  3. Velocidad excesiva del viento. A partir de una determinada velocidad de viento, normalmente unos 25 m/s, las palas de los aerogeneradores se colocan paralelas al viento y dejan de girar por motivos de seguridad, evitándose así embalamientos indeseados que podrían desembocar en la destrucción del aerogenerador.
  4. Migraciones. Si el parque eólico se encuentra en un área de paso de las aves en sus migraciones, los aerogeneradores pueden detenerse para no dañar a las aves que sobrevuelan la zona.
  5. Hielo. A veces las palas de los aerogeneradores acumulan hielo y por seguridad se paran.
  6. Ruido. Como la legislación de algunos países protege a los vecinos de los ruidos molestos a partir de cierto nivel de decibelios, los aerogeneradores se suelen parar en función de la hora del día, la distancia al aerogenerador y la dirección del viento.
  7. Shadow flicker. A algunos vecinos les puede ocurrir que la sombra de las palas al girar les molesta cuando el aerogenerador se encuentra entre el Sol y sus casas. Ese parpadeo de las palas girando se evita parando el aerogenerador a determinadas horas del día que se calculan en función de unas tablas y la posición del Sol con ayuda de la geometría.
  8. Huecos de tensión. Los aerogeneradores antiguos, anteriores a 2008, son «asíncronos» y en caso de que existan «huecos» de tensión en la Red (caídas debidas a pequeñas desconexiones de subestaciones, cortocircuitos en líneas, etcétera), dan muchos problemas. Las normas obligan a que se desconecten automáticamente de la Red y luego se deben volver a conectar manualmente.
  9. Los vertidos. Son paradas obligadas por el funcionamiento de la oferta y la demanda energética que obligan a considerar la energía eléctrica generada como sobrante y que obligan a parar los aerogeneradores. Como es un motivo interesante, ampliaremos esta información en otra entrada.