Máquina de vapor

Desde el punto de vista de la termodinámica una máquina de vapor es un motor térmico alternativo de combustión externa. Si fragmentamos esta definición un tanto áspera, podemos detenernos en que se trata de un motor, esto es, produce trabajo útil, alternativo, es decir, el fluido de trabajo actúa sobre pistones dotados de un movimiento lineal alternativo (que después se transformará en un movimiento rotatorio por medio de un sistema biela-manivela), de combustión externa, lo cual quiere decir que el calor producido al quemarse el combustible (madera, carbón, petróleo, nuclear…) se transmite a un fluido intermedio (normalmente vapor de agua) que será el encargado de producir energía mecánica a través de una máquina alternativa o rotativa.
La máquina de vapor es, desde otro punto de vista, un hito en el desarrollo de la humanidad, puesto que fue clave en el desarrollo tecnológico que trajo consigo la Revolución Industrial, con todas las repercusiones, buenas y malas, que esta ha tenido en el devenir de la sociedad actual (ver el artículo publicado en este blog sobre el neoludismo).
El ciclo de trabajo de una máquina de vapor se divide en dos partes: en la primera se genera vapor de agua por calentamiento directo del combustible cerrada; en la segunda el vapor generado se introduce a presión dentro de un cilindro, de forma tal que arrastrará al pistón o émbolo al expandirse. El pistón se mueve de forma alternativa gracias al vapor que llega de la caldera, transformado su movimiento lineal en rotativo por medio de un sistema biela-manivela del que forma parte un volante de inercia que regula los flujos de vapor (carga) que llegan al cilindro y salen de éste. Pero como se trata de que lo veas, nos serviremos aquí de una animación realizada por el Gobierno de Canarias: