Energías renovables (II). Energía mareomotriz

La energía mareomotriz se debe a las fuerzas de atracción gravitatoria entre la Luna, la Tierra y el Sol que, son las que gobiernan las mareas de océanos y mares. Las mareas tienen como consecuencia una variación de la altura media del agua marina en función de la posición relativa de la Tierra y la Luna, y que resulta de la atracción gravitatoria de esta última y del Sol sobre las masas de agua de los mares.  
Esta diferencia de alturas puede aprovecharse interponiendo partes móviles al movimiento natural de ascenso o descenso de las aguas, junto con mecanismos de canalización y depósito, para obtener movimiento en un eje o turbina que, convenientemente acoplado a un alternador, puede utilizarse para la generación de electricidad, transformando así la energía de las mareas en energía eléctrica. 
La energía mareomotriz tiene la cualidad de ser renovable, en tanto que la fuente de energía primaria no se agota por su explotación, y es limpia, ya que en la transformación energética no se producen subproductos contaminantes gaseosos, líquidos o sólidos. Sin embargo, la relación entre la cantidad de energía que se puede obtener con los medios actuales y el coste económico y ambiental, esto es, el rendimiento de este tipo de instalaciones ha impedido un desarrollo más amplio de este tipo de energía.

Existen tres métodos principales para el aprovechamiento de la energía de las mareas: 
  1. Las presas de marea hacen uso de la energía potencial que existe en la diferencia de altura entre las mareas altas y bajas. Las presas son esencialmente los diques en todo el ancho de un estuario, y tienen como inconvenientes para su construcción los altos costes de la infraestructura civil, la escasez mundial de sitios viables y también aspectos medioambientales. En esta infografía de Eroski Consumer se nos habla de la formación de las mareas, su distribución e importancia distintas partes del mundo, los emplazamientos idóneos para este tipo de centrales, el funcionamiento de sus turbinas y las ventajas y desventajas de este tipo de energía.


  2. Los generadores de corriente de marea (ETG) hacen un uso de la energía cinética del agua en movimiento similar al que hacen del viento las turbinas eólicas. Este método está ganando popularidad debido a costos más bajos y a un menor impacto ecológico en comparación con las presas de marea. La infografía de Eroski Consumer nos ilustra sobre las corrientes marinas y los diferentes sistemas de aprovechamiento de la energía de las corrientes marinas.

    >

  3. La energía mareomotriz dinámica (DTP) es una tecnología de generación que se encuentra aún en fase teórica que pretende explotar la combinación de las energías cinética y potencial en las corrientes de marea. El método propone la construcción de de grandes diques (de entre 30 y 50 km) perpendiculares a la costa con forma de "T", de forma que no se encierren parcelas del mar u océano. Intenta así aprovechar el hecho de que en algunos lugares, cerca del litoral poco profundo, las corrientes circulan paralelas a la costa y mediante este tipo de construcciones podría aprovecharse tanto la velocidad de estas corrientes, y, redireccionando el flujo marino, ampliar la diferencia entre los niveles máximos y mínimos del agua, consiguiéndose por tanto rendimientos mayores, que, según cálculos teóricos, se estiman en la posibilidad de construir proyectos con una energía instalada de entre 6 y 17 GW por dique.
Podemos listar las ventajas que presenta la utilización de este tipo de energías: es auto renovable, no contaminante, silenciosa, con bajo costo de la materia prima utilizada y está disponible en cualquier clima y época del año. Los mismo podemos hacer con sus inconvenientes: produce un impacto visual sobre el paisaje costero, se localiza en puntos muy concretos, depende de la amplitud de las mareas, es limitada, tiene un elevado coste de transporte de la energía a la costa y una repercusión negativa sobre el ecosistema en el que se implanta.

Si quieres escribir algo, aquí te espero.